Una calle en el castillo de una ciudad francesa con el nombre de Consuelo Suncín

El castillo de la ciudad francesa de Ormesson bautizará una calle con el nombre de Consuelo Suncín, esposa de Antoine de Saint-Exupéry

La “Fête de la Rose du Petit Prince”, traducida al español como “La fiesta de la Rosa del Principito” , estaba programada para junio pasado en Francia, e incluso se giraron invitaciones para el presidente Nayib Bukele y otro grupo de funcionarios salvadoreños. Sin embargo, hubo necesidad de reprogramar el evento ante la emergencia por COVID-19 que aún mantiene en vilo al mundo entero.

La gran protagonista de esta actividad es la salvadoreña nacida en Armenia, Sonsonate, Consuelo Suncín, quien es reconocida a nivel internacional por haber sido la esposa del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, autor del célebre libro “El Principito”.

Fue ella quien inspiró a la amada Rosa del pequeño monarca de la literatura francesa y conscientes de la influencia que ella ejerció sobre su esposo, las autoridades de la ciudad francesa de Ormesson decidieron bautizar una de las calles del lugar con el nombre de la compatriota, según información facilitada por la escritora Abigaíl Suncín, quien además es descendiente de Consuelo y la presidenta honoraria de la Asociación “Le Pilote et la Rose”.

La comuna francesa Ormesson-sur-Marne está ubicada en la región de Isla de Francia, departamento de Valle del Marne, en el distrito de Nogent-sur-Marne, y vale la pena conocer más detalles de esta urbe que rendirá homenaje a una destacada compatriota. Como dato curioso, Abigaíl indica que su famosa tía obsequió a esta ciudad de Francia una escultura del Principito y su rosa en 1964, y que la restauración de esta obra también es parte del homenaje.

A la izquierda, una foto de Consuelo Suncín de la colección personal del señor Jean Marie Guerville y a la par una foto de ella con Antoine de Saint-Exupéry en su luna de miel. Fotos / Cortesía Abigaíl Suncín

Enclavada en el Valle del Marne, región bañada por el río que le da su nombre, Ormesson es una hermosa metrópoli, ideal para los que gustan del arte, la cultura, el entretenimiento al aire libre y de jugar al golf.

Uno de sus atractivos turísticos más importantes es el Castillo de Ormesson, construido a finales del siglo XVI, a partir de 1598. La antigua edificación se encuentra localizada en el corazón del pueblo de Amboile y perteneció primero a la familia Picot, antes de que el Cardenal Birague lo adquiriera.  A partir de 1630, se convirtió en la residencia de la familia de Ormesson, según detalla el sitio france-voyage.com. En 1660, el famoso paisajista André Le Nôtre remodeló los inmensos jardines del castillo.

En el portal tourisme-valdemarne.com, se detalla que fue hasta el año 1758 que estas tierras fueron elevadas a marquesado, lo que permitió que la ciudad pasara de llamarse Amboile a Ormesson.

Este patrimonio arquitectónico “presenta un estilo que anuncia el clasicismo de Luis XIII, con piedras y ladrillos como materiales. Las bóvedas que sobresalen (hablamos de cuernos en la arquitectura) que sostienen los pabellones de las esquinas son consideradas notables por los especialistas, debido a la excelencia del trabajo realizado por el cantero…”, describe la información disponible en france-voyage.com.De las 170 hectáreas de jardín que rodean el Castillo de Ormesson, 54 se convirtieron en campo de golf. Foto / flyovergreen.com

Otro detalle que debemos resaltar es que esta edificación obtiene su encanto del cuerpo de agua sobre el que se asienta, un ojo de agua alimentado por el río Morbras. Además, parte de las 170 hectáreas de jardín que lo rodean se ha transformado en un campo de golf para los amantes de este deporte.

Actualmente, en el castillo se alberga una valiosa colección de documentos literarios.

Muy cerca de este bello lugar se ubica la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que fue construida en 1764, y un poco después del Ayuntamiento de Ormesson se puede admirar el presbiterio comunal, una casa que fue edificada entre los siglos XVIII y XIX. Esta estructura pasó a ser la casa parroquial hasta 1827, según el sitio tourisme-valdemarne.com.

Otros atractivos turísticos que ofrece Ormesson es el parque departamental de Morbras, ubicado al suroeste de la ciudad y compartido con la vecina localidad de Sucy-en-Brie. Esta zona verde conserva un aspecto rural y los visitantes aprovechan para realizar actividades al aire libre. La ciudad también cuenta con un sendero muy popular entre los ‘runner’ y los caminantes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *