Sr. Vicepresidente de la República, Lic Óscar Ortiz  

Sres. Miembros del Gabinete de Gobierno

Sres. Diputados de la Honorable Asamblea Legislativa

Sres. Presidentes de la Federación de Cámaras Binacionales de Inversión Extranjera

Sres. Representantes de Organizaciones Empresariales

Sres. Miembros de la Cámara Franco Salvadoreña

Sres. Empresarios, Estimados amigos

Señora Presidenta, Estimada Michelle,

 

A los 20 años ya no estamos en la adolescencia… pero tampoco estamos en los años de la edad adulta, esos llenos de madurez. Es aquí, donde se encuentra usted Estimada Michelle, con su ‘bebé’ franco-salvadoreño. Y es durante esta edad donde nos encontramos, en un mundo de posibilidades, donde ya tenemos claro lo que queremos hacer de nuestra vida, donde conocemos nuestras capacidades y reafirmamos ambiciones.

 

Este aniversario, por la más antigua Cámaras de Comercio Bi-Nacional Francesa en América Central es una razón real de satisfacción. Y agradezco a todos los presentes por haber contestado a su invitación.

 

Me doy cuenta, después de dos años y medio que llevo en El Salvador, cuanto se ha invertido la Cámara, sus miembros a título individual o en nombre de las empresas que representan, en la promoción de relaciones comerciales entre Francia y El Salvador, y cuanto se esfuerzan por mantenerse activos atrayendo cada vez más empresas (inversionistas) aquí al país.

 

Como bien lo saben, en el transcurso de los últimos meses, varias decisiones de inversiones han sido confirmadas:

  • en el sector de energías renovables con la empresa NEOEN (siendo el primer actor para la energía solar en la región),
  • en el sector del agua con el Proyecto de Las Pavas, que contara con la instalación de una empresa francesa de nivel mundial aquí en El Salvador,
  • en el desarrollo de las PyMEs con diversas operaciones de crédito financiadas por PROPARCO con cooperativas o bancos instalados en El Salvador.

 

Asimismo, encontramos en ventaja productos franceses, vinos, quesos, muebles, perfumes en las tiendas de distribuidores. Pero nunca es suficiente y por eso hay que seguir trabajando cada día más fuerte.

 

Mejorar nuestra presencia económica y contribuir al desarrollo de este país (pero un desarrollo con responsabilidad social, que sea duradero, incluyente y conforme a los objetivos nacionales en materia de lucha contra el cambio climático), explotar todo el potencial del componente comercial del Acuerdo de Asociación UE-América Central, esto es ante todo, el resultado del trabajo diario en sus empresas.

 

Francia conoce desde varios meses un nivel de crecimiento sólido; el nuevo entorno político en mi país contribuye a la renovación de la confianza en el futuro y las reformas emprendidas por el Gobierno influyen positivamente en las perspectivas para nuestra economía. El Salvador, por su lado, confirmo de igual manera perspectivas positivas como lo ilustro su última clasificación en el ‘Doing Business’ del Banco Mundial, donde el país mejoro su ranking subiendo 22 posiciones (que es muchísimo).

 

Debemos aprovechar las oportunidades. No tengo consejos que darles en una industria donde ustedes mismos sobresalen, pero si deseo llamar su atención en tres puntos:

 

  • Garantizar nuestra presencia internacional, significa ayudar a nuestros jóvenes atraídos por la acción económica fuera de nuestras fronteras a poner el pie en el estribo, es formar, entrenar y capacitar la generación para el mañana. Los recursos de los jóvenes durante una práctica o eventualmente en calidad de voluntario dentro de una empresa, están a su disposición para ayudarlos. Esto también pasa por medio de la difusión de información sobre El Salvador en Francia, a través de diferentes redes sociales (empleadores, cámara de comercio, federaciones sectoriales…) Hay oportunidades en este país, ustedes son testigos de ello y hay que darlo a conocer.

 

  • Incrementar nuestra presencia, claramente en términos de exportaciones, es también trabajar en equipo con otras empresas, francesas o salvadoreñas, cada vez que sea posible. Varios usan la expresión guerrera de “cazar en paquetes” pero la idea es la misma : asociar a empresas francesas a la “cadena de suministro” utilizarlos en ingeniería o outsourcing, acordarles más importancia a los productos franceses en distribución… Lo vimos en la operación Azúcar de Business France el pasado noviembre, con una decena de empresas que vinieron descubrir, con éxito, la realidad y toda la modernidad del mercado salvadoreño ¡es útil y funciona!

 

  • Ofrecer una imagen moderna y de alto rendimiento de nuestro país y nuestros negocios también es fundamental. Conozco la acción de la Cámara y de los Consejeros de Comercio Exterior Francés (CCEF) en el sector y los felicito y agradezco por su trabajo incansable. Nuestro país se encuentra en la cima de las listas mundiales por sus ofertas  de capacitación en ingeniería o finanzas, esquemas de atractividad, incubadoras tecnológicas, técnicas agrícolas, transporte público o aeropuertos, gestión del ciclo de agua o reciclaje de desperdicio… tantos sectores donde las necesidades son importantes.

 

Las relaciones que unen a Francia y El Salvador son históricas; desde el sector cultural, científico, técnico y en este contexto el trabajo de la red de cámaras consulares es esencial; ya sea que trate de un dialogo con el Gobierno, de hacer propuestas para mejorar la legislación o la reglamentación, de contribuir a la atractividad del país o de vender la imagen en el extranjero. Y en este sentido, permítanme saludar especialmente a Pascal Lebailly (sin dejar de lado a Joaquín) quien acaba de ser honrado con el Premio Nacional de Turismo 2017, demostrando que la acción y las iniciativas hacen mucho por la imagen de El Salvador en Francia y más allá. Los invito también a actuar aún más como cámara binacional o colectivamente con las otras cámaras socias.

 

Para la Embajada, su presencia e influencia  son una oportunidad y una ventaja. Era Karl Marx quien decía “todo es económico” : la realidad es que la presencia de actores económicos, de mujeres y hombres empresariales, son elementos esenciales para toda acción diplomática que ambiciona ser dinámica. Para mi, para la Cámara de Comercio e Industria de la cual ustedes son socios, para el  MEDEF (el Movimiento de las Empresas, que es la Asociación Nacional de la Empresa Privada en Francia), para todas las empresas interesadas en invertir en El Salvador, Ustedes son una fuente de información y de valiosos consejos, o me permito decir indispensables, sobre este país que ustedes conocen perfectamente.

 

Por todo eso y brindando homenaje a todas las Juntas Directivas que han pasado por la Camara Franco-Salvadoreña de Comercio e Industria durante los ultimos veinte años, les digo ‘bravo’, los felicito y les agradezco, saben que siempre podrán contar conmigo y con la Embajada.

 

¡Gracias por su atención!